Uso de mascarilla en enfermeria

Visszajelzés

De las personas que presentan síntomas, el 81% sólo desarrolla síntomas leves o moderados (hasta una neumonía leve), mientras que el 14% desarrolla síntomas graves (disnea, hipoxia o más del 50% de afectación pulmonar en el diagnóstico por imagen) que requieren hospitalización y el 5% de los pacientes desarrolla síntomas críticos (insuficiencia respiratoria, shock séptico o disfunción multiorgánica) que requieren ingreso en la UCI. [45] Al menos un tercio de las personas infectadas por el virus no desarrollan síntomas apreciables en ningún momento[46][47] Estos portadores asintomáticos tienden a no hacerse las pruebas y pueden seguir propagando la enfermedad[47][48][49][50] Otras personas infectadas desarrollarán los síntomas más tarde, lo que se denomina «presintomático», o tienen síntomas muy leves y también pueden propagar el virus[50].

El número de personas generalmente infectadas por una persona infectada varía,[72] pero se estima que el número R0 («R nought» o «R zero») es de alrededor de 2,5.[73] La enfermedad se propaga a menudo en racimos, en los que las infecciones pueden rastrearse hasta un caso índice o una ubicación geográfica.[74] A menudo, en estos casos, se producen eventos de superdifusión, en los que muchas personas son infectadas por una sola persona.[72]

Cómo ponerse una mascarilla quirúrgica de forma correcta

El virus puede entrar en el cuerpo a través de la nariz, la boca y/o los ojos, por lo que las personas deben evitar tocarse la cara con las manos sin lavar. Se recomienda lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos o limpiarlas a fondo con soluciones o geles a base de alcohol, o con toallitas desechables con alcohol, en todos los entornos.

El término «distanciamiento físico» significa lo mismo que el término anteriormente utilizado «distanciamiento social», pero describe con mayor precisión lo que se pretende: que las personas mantengan una distancia física entre sí.

El distanciamiento físico tiene por objeto reducir el contacto estrecho entre las personas en entornos en los que la circulación del SRAS-CoV-2 es de moderada a alta, para reducir las oportunidades de que el virus se transmita de una persona a otra. Lo ideal es que esta medida se complemente con otras, como garantizar la ventilación con aire fresco.

El éxito de las medidas de distanciamiento físico depende de que las personas mantengan una distancia física con sus amigos, familiares y colegas durante las interacciones sociales. Por ello, la comunicación por Internet y el teléfono son útiles para el distanciamiento físico.

Cómo usar una mascarilla explicada por el Jefe de Enfermería y Partería

Actualización 14/07/2022: En la actual ola de calor, en la que las temperaturas en el lugar de trabajo son elevadas, es esencial que, si se lleva un equipo de protección respiratoria (EPR) ajustado, se realicen descansos frecuentes (sin EPR) y se mantenga la hidratación. Encontrará más información en nuestra noticia y comunicado de prensa.

Aquí encontrará consejos e información esenciales para asegurarse de que dispone del equipo de protección individual (EPI) adecuado en su entorno de trabajo.    El SARS-CoV-2 puede propagarse por vía aérea, por gotas o por superficies contaminadas, incluidas las manos y los guantes.

El EPI está diseñado para protegerle de sustancias nocivas como productos químicos o agentes infecciosos. En una situación de pandemia, también puede ayudar a prevenir la transmisión de la infección entre el personal y los pacientes. El EPI es una medida dentro de la jerarquía de controles utilizados en el lugar de trabajo. El tipo de EPI que necesita dependerá de una evaluación de riesgos que debe incluir el entorno en el que trabaja y los procedimientos que lleva a cabo. Los equipos de protección respiratoria (EPR), como las mascarillas FFP3 y FFP2, son una forma de EPI y, cuando una evaluación de riesgos o las directrices nacionales indiquen que deben utilizarse, deben someterse a una prueba de ajuste.

Cómo usar una mascarilla médica

Aquí conocerá lo que hemos encontrado en relación con el uso autodeclarado de mascarillas de respiración y quirúrgicas para los riesgos en los que se preguntó a los encuestados sobre el uso de estos dispositivos para los siguientes diez escenarios de riesgo respiratorio potencial:

Los respiradores y las mascarillas quirúrgicas se utilizan ampliamente en los entornos sanitarios. Ambos tipos de equipos de protección personal (EPP) pueden utilizarse para el control de infecciones; sin embargo, sólo los respiradores pueden utilizarse para la protección respiratoria contra los riesgos químicos transmitidos por el aire. Debido a que tanto los respiradores como las mascarillas quirúrgicas se utilizan en los entornos de atención médica, es importante que los empleadores y los trabajadores comprendan las diferencias entre ellos.1-3 Un respirador está diseñado para proteger al usuario de la inhalación de contaminantes transportados por el aire, como polvos, humos, vapores y agentes infecciosos asociados con la inhalación de gotas de partículas pequeñas y grandes; la orientación sobre la selección y el uso apropiados está cubierta por las normas de protección respiratoria y EPP de la OSHA.4-5 En comparación, una mascarilla quirúrgica sólo proporciona una barrera de protección contra las gotas de partículas grandes y no filtra eficazmente las partículas pequeñas, los humos o los vapores inhalados.6-7 Una mascarilla quirúrgica se utiliza principalmente para proteger a los pacientes y a los trabajadores sanitarios de las personas que puedan tener una infección respiratoria o para proteger los dispositivos y suministros médicos esterilizados o desinfectados.