3 Tipos de ejercicio que aumentan la salud mental

3 Tipos de ejercicio que aumentan la salud mental

Hay una gran cantidad de razones por las cuales las personas hacen ejercicio, pero el entendimiento común es que el ejercicio es bueno para su salud. Sin embargo, cómo exactamente la actividad física mejora la salud es un tema en el que pocos profundizan.

La ciencia ha demostrado que estar físicamente activo puede tener un impacto positivo en la salud del corazón y reduce el riesgo de desarrollar derrames cerebrales y diabetes.

Si bien los beneficios del ejercicio son indiscutibles, hay consenso en que los diferentes tipos de actividades impactan al cuerpo de manera diferente. Por ejemplo, alguien que quiere perder peso necesitará un conjunto diferente de ejercicios de alguien que necesita ganar músculo.

Los estudios proporcionan cada vez más evidencia de que, aparte de los beneficios físicos, la actividad física también proporciona numerosos beneficios psicológicos.

Para la persona mayor con un cerebro nublado, el ejercicio puede ayudar a mejorar la comunicación, lo que lleva a una mejor retención de la memoria y al pensamiento.

Yoga:

El yoga es una filosofía tradicional de la India que se remonta a más de 2000 años que combina la práctica del cuerpo y la mente. Recientemente ha ganado popularidad en el mundo occidental, particularmente en enfoques de salud complementarios.

El yoga implica el uso de la respiración rítmica, la postura física y la mediación para lograr una experiencia holística sin igual tanto para la mente como para el cuerpo.

El objetivo principal del yoga es ayudar al practicante a controlar su mente expulsando energía negativa.

Debido a estos beneficios, los neurocientíficos del ejercicio han tomado recientemente un gran interés en el yoga, proporcionando evidencia científica de sus beneficios.

Varios tipos de estudios han encontrado efectos positivos del ejercicio de yoga en la salud mental. Los investigadores han descubierto que el yoga puede aliviar los síntomas de depresión, ansiedad y estrés.

En un estudio, los investigadores examinaron cómo el ejercicio de yoga afecta la salud psicológica de los pacientes que padecen cáncer.

El resultado confirmó efectos positivos sobre la ansiedad, la depresión, el estrés y la salud psicológica general en este grupo.

Otros estudios también han demostrado que el yoga mejora la función ejecutiva, la atención y la velocidad de procesamiento de la información.

Las actividades físicas aplicadas en el yoga permiten al individuo maniobrar su cuerpo de manera controlable dentro del espacio físico restringido, lo que ayuda a relajar el cuerpo.

Una vez que esto se logra, los ejercicios de mediación y respiración ayudan al individuo a alcanzar la conciencia y controlar las sensaciones corporales y mentales.

Cuando se combina con la meditación, el ejercicio de respiración, que implica una respiración controlada profunda, ayuda a lograr la tranquilidad y el enfoque de la mente, y una mayor autoconciencia.

La investigación que estudió los efectos del yoga en el cerebro reveló que los mejores resultados se obtienen cuando se combinan los tres fundamentos del yoga.

Los tres fundamentos del yoga son los movimientos físicos, los ejercicios de respiración y la meditación.

Los estudios sugieren además que, debido a sus efectos sobre el estrés, la ansiedad y la depresión, el yoga también ayuda con la regulación emocional.

Un estudio también ha demostrado que la combinación de estos ejercicios de yoga durante un período de una semana produjo el mismo efecto en la salud cerebral que las vacaciones.

Ciclismo

El ciclismo es una de las mejores actividades al aire libre. Le ayuda a desarrollar resiliencia y resistencia, no solo física sino psicológicamente.

Esto se atribuye al hecho de que el ciclismo comienza cuando el ciclista establece una meta definida al comienzo del ejercicio. Esto ayuda a construir un cerebro más conectado y más grande.

La investigación ha demostrado que el ciclismo como rutina diaria ayuda a desarrollar el cerebro de la misma manera que ayuda a desarrollar los músculos. La resistencia requerida en el ciclismo ayuda a desarrollar la fuerza mental.

Los estudios demuestran que solo 30 minutos de ciclismo, particularmente al aire libre, ayudan a mejorar la planificación, el razonamiento y la retención de la memoria.

Similar al yoga, el ciclismo también puede reducir la depresión y la ansiedad. El ciclismo aumenta el flujo sanguíneo en el cuerpo y el cerebro, permitiendo más oxígeno y nutrientes en el cerebro.

El oxígeno y los nutrientes adicionales mejoran la salud del cerebro al aumentar la producción de células cerebrales en la materia gris, lo que aumenta la capacidad del cerebro para repararse a sí mismo.

Por lo tanto, se cree que el ciclismo es capaz de duplicar o triplicar las neuronas en el cerebro.

El ciclismo también aumenta la actividad de los neurotransmisores y, por lo tanto, aumenta la comunicación entre diferentes vías cerebrales, lo que mejora la función cognitiva.

Un estudio examinó los cerebros de adultos de 60 a 70 años de edad, mostró que aquellos que practicaban ciclismo y otras actividades físicas tenían células cerebrales considerablemente más jóvenes que aquellos que no lo hacían.

Esto demuestra los beneficios del ejercicio, particularmente para las personas que envejecen.

Nadando

La natación suele ser beneficiosa para las personas que sufren depresión, estrés o ansiedad.

Esto se debe a que se sabe que los ejercicios aeróbicos como la natación tienen un impacto positivo en la función cerebral y ayudan a reparar las neuronas en el hipocampo.
Las neuronas se pierden o dañan habitualmente debido a la edad avanzada, enfermedad, estrés o abuso de alcohol.

Estudios científicos recientes han demostrado que la natación fomenta la neurogénesis del hipocampo , que puede revertir el daño neuronal al reemplazar las neuronas perdidas.

Además, la natación mejora la actividad de los neurotransmisores, lo que alivia los efectos del estrés y la depresión al aumentar la producción de endorfinas que ayudan a mejorar el estado de ánimo.

Las endorfinas son hormonas de «sentirse bien» que ayudan al individuo a sentirse mejor y más positivo, lo cual es esencial para controlar el estrés y la depresión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *