Rectoscopia duele

Causas más comunes de la sangre en las heces – Dr. Rajasekhar M R

Una anoscopia es un procedimiento que utiliza un pequeño tubo llamado anoscopio para ver el revestimiento del ano y el recto. Un procedimiento relacionado llamado anoscopia de alta resolución utiliza un dispositivo especial de aumento llamado colposcopio junto con un anoscopio para ver estas áreas.

El ano es la abertura del tubo digestivo por donde salen las heces del cuerpo. El recto es una sección del tubo digestivo situada por encima del ano. Es el lugar donde se retienen las heces antes de que salgan del cuerpo a través del ano. Una anoscopia puede ayudar al médico a encontrar problemas en el ano y el recto, como hemorroides, fisuras (desgarros) y crecimientos anormales.

Es posible que desee vaciar la vejiga y/o defecar antes de la prueba. Esto puede hacer que el procedimiento sea más cómodo. Su proveedor de atención médica le informará si hay alguna instrucción especial que deba seguir.

Rectoscopia

La proctoscopia, también llamada sigmoidoscopia rígida, es un procedimiento realizado por un gastroenterólogo para inspeccionar visualmente el ano y el recto. El procedimiento implica el uso de un proctoscopio, que es un dispositivo metálico o plástico en forma de tubo hueco que se introduce a través del ano para ensancharlo. El procedimiento de proctoscopia se realiza habitualmente para evaluar y diagnosticar trastornos gastrointestinales como hemorragias rectales, cáncer de colon, pólipos y otras anomalías.

La proctoscopia es un procedimiento médico que se realiza en el hospital o en la consulta del gastroenterólogo. Su objetivo es visualizar las partes terminales del colon, el ano y el recto, y evaluarlas para detectar anomalías.

El procedimiento de proctoscopia se realiza con un dispositivo llamado «proctoscopio» o «sigmoidoscopio rígido». Este dispositivo suele ser metálico o de plástico y tiene el aspecto de una pistola con un cañón ancho y hueco. Este «cañón» se introduce a través del ano para ensancharlo y permitir la visualización directa de la mucosa (capa interna del intestino). La punta del proctoscopio suele tener también una fuente de luz.

Sigmoidoscopia flexible

Propósito de la colonoscopiaAlgunas personas se hacen una colonoscopia porque tienen problemas digestivos, como sangrado, dolor, estreñimiento o diarrea.Sin embargo, para la mayoría de las personas, una colonoscopia es una herramienta de diagnóstico. Los expertos recomiendan someterse a esta prueba de forma regular para buscar signos de cáncer de colon. Los pólipos pueden convertirse en cáncer, por lo que encontrarlos y extirparlos a tiempo puede ayudar a prevenir esta enfermedad.Lo que hay que saber sobre la colonoscopiaLo más importante que hay que saber sobre la proctoscopia frente a la colonoscopia es que su médico es la persona más indicada para aconsejarle sobre qué procedimiento es mejor para usted. Es probable que su médico le recomiende una proctoscopia para las hemorroides pero una colonoscopia para la detección del cáncer de colon.Para saber más, concierte una cita con su especialista colorrectal.

Cómo prepararse para una colonoscopia

Como disciplina terapéutica, la proctología pertenece principalmente al campo de la cirugía visceral. Sin embargo, el diagnóstico de las enfermedades proctológicas es relevante para todos los médicos que trabajan en endoscopia, que por lo tanto deben asegurarse de tener los conocimientos básicos pertinentes y ser capaces de evaluar con confianza los cuadros clínicos más frecuentes. Muchos hallazgos proctológicos pueden observarse incidentalmente durante la colonoscopia rutinaria. Sin embargo, los hallazgos relevantes a menudo permanecen ocultos en los exámenes rutinarios de endoscopia flexible, ya que sólo pueden ser evaluados adecuadamente utilizando la endoscopia rígida.

El objetivo de esta serie de artículos sobre proctología es proporcionar la información proctológica necesaria, aunque limitada a los cuadros patológicos más frecuentes. En esta primera sección se explican las técnicas básicas utilizadas en un examen proctológico, que -como en cualquier tipo de cuadro clínico- proporcionan la base para el éxito del tratamiento posterior.

El diagnóstico proctológico básico incluye la realización de una anamnesis detallada del paciente, seguida de una exploración diagnóstica clínica y mecanizada. Esta última incluye un tacto rectal y una proctoscopia/rectoscopia. Los exámenes adicionales se reservan para problemas específicos y se discuten junto con los cuadros clínicos pertinentes (Fig. 1).