Que te hacen en la primera cita de embarazo

Barriga de 7 semanas de embarazo

Tu test de embarazo ha dado positivo y nada puede detener el buen humor que tienes, ni siquiera los primeros síntomas del embarazo, como las náuseas matutinas o el cansancio. Pero es habitual preguntarse qué hacer cuando se descubre que se está embarazada.

Antes de gritar la noticia a los cuatro vientos, tómate un tiempo para asimilarla. Después de decírselo a tu pareja, es el momento de tener una conversación con otro miembro importante de tu equipo: tu médico o tu enfermera-partera certificada. Ahora es el momento de programar la primera visita prenatal.

El momento de la primera visita prenatal varía según la clínica. No hay un momento correcto o incorrecto. La mayoría de las veces, la primera visita se realiza entre las 6 y las 12 semanas. Sí, parece mucho tiempo para esperar, sobre todo cuando tienes tantas preguntas.

Le preguntaremos sobre su historial médico, el de su pareja y sus antecedentes familiares. Esto es para asegurarnos de que tiene el mejor plan de atención prenatal para usted y su bebé. También es una buena idea traer una lista de sus medicamentos actuales. Asegúrate de incluir todas las vitaminas y medicamentos de venta libre que estés tomando.

Nacimiento en casa

Hay muchas razones para ello: puede que te sientas más cómoda acudiendo a tu propio médico para empezar, puede que quieras que tu médico te asesore sobre tus opciones de atención a la maternidad, puede que sea más asequible acudir a tu médico de cabecera en primer lugar o puede que pasen varias semanas antes de que puedas conseguir una cita con tu proveedor o cuidador preferido.

Una de las razones por las que se analiza tu sangre al principio del embarazo es que algunas mujeres tienen un tipo de sangre incompatible con el feto. Si usted es Rh D negativo y el feto es RhD positivo, esto puede causar problemas en futuros embarazos porque las células sanguíneas del feto tienen el antígeno RhD unido a ellas, mientras que las suyas no. Si pequeñas cantidades de la sangre del feto se mezclan con la suya, su sistema inmunitario puede percibir esta diferencia en las células sanguíneas como una amenaza y producirá anticuerpos (llamados anticuerpos anti-D) para luchar contra la sangre del feto. Una vez que tu cuerpo haya producido estos anticuerpos, no podrán ser eliminados.

Esto sólo será un problema para tu actual embarazo si has estado embarazada antes y no te han puesto una inyección anti-D después del parto. Esto incluye el aborto espontáneo o el aborto. Si no ha estado embarazada antes, no es probable que produzca anticuerpos durante el curso de este embarazo. Por lo tanto, su embarazo actual no se verá afectado.

Ejercicio para embarazadas

Después de su primera cita, las citas prenatales suelen durar tan sólo 15 minutos en los embarazos sin complicaciones. Asegúrese de que su médico responda a cualquier pregunta que tenga en estas citas, pero no se preocupe si la cita le parece corta: una cita rápida suele ser una buena señal de que su embarazo progresa con normalidad.

En el caso de un embarazo sin complicaciones, las mujeres deben planear ver a su proveedor cada 4 semanas hasta las 28 semanas, cada 2 semanas entre las 28 y las 36 semanas, y semanalmente desde las 36 semanas hasta el parto. En cada visita se comprobará el peso, se tomará la tensión arterial y se escucharán los latidos del corazón del feto.

La primera visita prenatal es una de las más importantes. El médico elaborará su historial médico y le ayudará a elaborar un plan de cuidados prenatales. También es un buen momento para hacer cualquier pregunta que tengas.

Antes de llegar a su cita, querrá informarse sobre su historial médico. Este historial médico es más extenso que los que se toman en las revisiones, así que asegúrate de tener conocimiento (y documentación, cuando sea posible) de los siguientes detalles.

Posibilidades de embarazo

Normalmente, la primera cita (la «cita de reserva») tendrá lugar entre las 8 y las 10 semanas. El momento de la cita dependerá del número de semanas de embarazo que tenga en el momento de recibir la derivación.

La cita de reserva durará al menos una hora, ya que la matrona tendrá que tomar toda la información sobre su salud necesaria para planificar su atención y tiene mucha información que discutir con usted. Esta conversación incluirá:

Se puede comprobar si hay anemia. La anemia significa que tienes niveles bajos de la molécula (hemoglobina) que transporta el oxígeno en la sangre. Es muy común y puede surgir por muchas razones diferentes. Normalmente se debe a la falta de hierro. El hierro es el nutriente que el cuerpo utiliza para producir hemoglobina. La primera vez que acudas a la consulta de tu matrona te ofrecerán un análisis de sangre para comprobar si tienes anemia, y también más adelante, en torno a las 26-28 semanas de embarazo. Si tiene anemia, puede sentirse demasiado cansada.

Es posible que se le recomiende tomar suplementos de hierro durante el embarazo. Es importante que los tome como se le ha aconsejado para que esté lo más sana posible para usted y su bebé. A veces, los comprimidos de hierro pueden provocar malestar estomacal y ser difíciles de tolerar. Si esto ocurre, coméntelo con su matrona o médico, ya que hay otras opciones.