Que puede tratar un quiromasajista

Beneficios y riesgos de la quiropráctica

Un buen quiropráctico puede ayudarle con la ciática, la presión arterial, la ansiedad, el estrés, el dolor crónico, la salud mental e incluso las infecciones de oído al mejorar el drenaje de los oídos. Merece la pena informarse sobre los beneficios de la atención quiropráctica. La próxima vez que tenga problemas digestivos o que su sistema inmunológico se vea comprometido, considere pedir una cita.

Si sufre de dolor lumbar o molestias de ciática, un quiropráctico puede ayudarle. La ciática es un dolor que se produce cuando el nervio ciático está bajo presión. El nervio pasa desde la parte baja de la espalda a través de las caderas, las nalgas, las piernas y los pies.

Esta es una de las ventajas de acudir a un quiropráctico que no todo el mundo conoce. El tratamiento quiropráctico ayuda a las mujeres durante el embarazo. Un plan de tratamiento puede hacer que el embarazo sea más saludable y más cómodo.

Pregunte a su quiropráctico si dispone de este tipo de tratamiento. Si es así, le ayudarán a aliviar la tensión en la columna vertebral por una mala postura. También reducirán el estrés al tratar el sistema nervioso con grandes beneficios para la salud.

¿Es el quiropráctico un médico?

La manipulación de la columna vertebral, también llamada ajuste quiropráctico, es de hecho uno de los principales tratamientos que utilizan los médicos quiroprácticos, dice el doctor Robert Hayden, quiropráctico de Griffin, Georgia, y portavoz de la Asociación Americana de Quiropráctica.

Con esta técnica, los profesionales utilizan sus manos o un pequeño instrumento para aplicar una fuerza rápida y controlada sobre una articulación o la espalda. El resultado es el “chasquido” que se oye, aunque en realidad no se rompe nada, sino que se libera una burbuja de gas entre las articulaciones. La manipulación puede parecer cualquier cosa, desde un suave estiramiento hasta una presión más intensa sobre una articulación o la espalda.

Pero su ámbito de actuación es en realidad más amplio y complejo de lo que crees. Los quiroprácticos se ocupan del sistema neuromuscular, que abarca los músculos y los nervios que los controlan. Las afecciones que afectan a ese sistema, desde el dolor de espalda hasta las lesiones deportivas o los dolores de cabeza, entran en su ámbito de actuación.

El objetivo del tratamiento quiropráctico es corregir la alineación estructural del cuerpo y mejorar su funcionamiento. Si algo no está bien alineado, creen que puede dañar los tejidos y contribuir a una amplia gama de problemas de salud. Por eso, aumentar la amplitud de movimiento de la columna vertebral y las articulaciones es fundamental para recuperar el bienestar, dice la doctora Lanay M. Mudd, del Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral.

Qué hace un quiropráctico para el dolor lumbar

Basándose en su examen, su quiropráctico le dará un diagnóstico diferencial (que considera todas las causas potenciales de su dolencia primaria) y un diagnóstico de trabajo (la causa más probable de su dolencia primaria). Le explicará este diagnóstico, incluyendo su historia natural (cuándo se espera que se resuelva), las opciones de tratamiento disponibles para usted y cualquier beneficio o riesgo asociado con esos tratamientos. Tratamientos quiroprácticos Los tratamientos quiroprácticos habituales incluyen una serie de técnicas diferentes, como:    Su quiropráctico las discutirá con usted como parte de un proceso de toma de decisiones compartido.    Manipulación de la columna vertebral Uno de los procedimientos terapéuticos más comunes y conocidos que realizan los quiroprácticos es la manipulación de la columna vertebral (a veces denominada “ajuste quiropráctico”, aunque esta técnica también la utilizan los osteópatas y los fisioterapeutas). El objetivo de la manipulación vertebral es restablecer la movilidad de las articulaciones aplicando manualmente una fuerza controlada en las articulaciones que han visto restringido su movimiento como resultado de una lesión tisular.

Ajuste quiropráctico

La quiropráctica es una profesión sanitaria que se centra en el diagnóstico y el tratamiento de los trastornos que afectan a los huesos, los músculos y las articulaciones. Los quiroprácticos se centran principalmente en la manipulación de la columna vertebral, pero también pueden utilizar otras técnicas.

Si tienes un dolor lumbar que te causa problemas importantes o no mejora, puede valer la pena probar la terapia manual. La terapia manual es un tratamiento en el que el médico utiliza movimientos manuales para manipular y mover las articulaciones y los tejidos blandos.

Un quiropráctico puede ofrecer este tipo de tratamiento para el dolor lumbar general a corto o largo plazo. También puede ayudar con la ciática, un dolor que se extiende desde la espalda hasta las piernas. La mayoría de las personas se ponen en contacto con un quiropráctico, reservando una cita privada. La quiropráctica rara vez está disponible en el SNS, pero si la quiropráctica está disponible en su área, su médico de cabecera puede remitirle. Para obtener más información al respecto, consulte nuestra sección: Cómo encontrar un quiropráctico en su zona, más abajo.

Si busca una terapia manual para el dolor lumbar, quizá se pregunte si debe acudir a un fisioterapeuta, a un quiropráctico o a un osteópata. Todos ellos son profesionales de la salud que pueden tratar el dolor de espalda con terapias manuales, pero su enfoque del tratamiento es ligeramente diferente.