Mapa climatico de africa

Nieve en África

Tamaño de esta vista previa PNG de este archivo SVG: 800 × 474 píxeles. Otras resoluciones: 320 × 190 píxeles | 640 × 379 píxeles | 1.024 × 607 píxeles | 1.280 × 758 píxeles | 2.560 × 1.516 píxeles | 1.435 × 850 píxeles.

Este archivo contiene información adicional, como los metadatos Exif, que puede haber añadido la cámara digital, el escáner o el programa de software utilizado para crearlo o digitalizarlo. Si el archivo ha sido modificado con respecto a su estado original, algunos detalles como la marca de tiempo pueden no reflejar completamente los del archivo original. La marca de tiempo es tan precisa como el reloj de la cámara, y puede ser completamente errónea.

Mapa de vegetación de África

Se han elaborado mapas cuantitativos de las aguas subterráneas de África para destacar las zonas con más probabilidades de resistir al cambio climático y también las zonas en las que puede haber suficientes recursos de aguas subterráneas para ayudar a la adaptación.

Para comprender y caracterizar la resistencia de las aguas subterráneas africanas al cambio climático es necesario conocer la distribución espacial del almacenamiento de las aguas subterráneas, la permeabilidad de los acuíferos y la tasa anual de recarga.

Los datos cuantitativos sobre la transmisividad y la porosidad efectiva son escasos en gran parte de África, por lo que se utilizó una serie de indicadores indirectos de estos parámetros que han resultado ser un sustituto eficaz en zonas con pocos datos (por ejemplo, Graham et al., 2009):

La falta de mapas hidrogeológicos de buena calidad en el norte y el oeste de África se compensa con la disponibilidad de muchos estudios individuales, que varían de la escala local a la regional. En África Central, sin embargo, tanto los mapas como la información de los estudios son escasos.

Mapa político de África

El continente africano presenta zonas climáticas variadas, ya que se encuentra casi en su totalidad entre el Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio, por lo que sus climas y la vegetación asociada pertenecen generalmente a los tipos intertropicales. Entre los diferentes tipos de zonas climáticas encontramos.

Las zonas desérticas cubren inmensas extensiones, especialmente al norte del ecuador. Así, el Sáhara, que es el mayor desierto del mundo, cubre 8 millones de kilómetros cuadrados. En el hemisferio sur, el desierto sólo aparece en el SO, ya que desaparece bajo los efectos de los vientos alisios del Índico.

El clima mediterráneo domina en los extremos N y S. En el norte de África y en la región del Cabo, en el vértice del sur de África, se desarrollan zonas climáticas mediterráneas, caracterizadas por veranos cálidos y secos e inviernos suaves y lluviosos.

La zona ecuatorial se desarrolla entre los 8° de latitud N y los 4° de latitud S. Su clima se caracteriza por una temperatura elevada y constante, una amplitud térmica anual casi nula, una presión atmosférica siempre baja, precipitaciones abundantes y una humedad del aire permanentemente elevada.

El cambio climático en África

El clima de África Occidental está controlado por la interacción de dos masas de aire, cuya influencia varía a lo largo del año con el movimiento norte-sur de la Zona de Convergencia Intertropical (ZCIT). Las masas de aire continental cálido y seco que se originan en el sistema de altas presiones sobre el desierto del Sahara dan lugar a los polvorientos vientos Harmattan sobre la mayor parte de África Occidental de noviembre a febrero. En verano, las masas de aire ecuatorial húmedo que se originan sobre el Océano Atlántico traen las lluvias anuales del monzón (Nicholson, 2013).

No sólo la escasez de precipitaciones, sino también su variabilidad e imprevisibilidad se vuelven más significativas con la latitud. Así, la variabilidad anual de las precipitaciones oscila entre el 10 y el 20% en las zonas costeras y más del 40% en el norte del Sahel (FAO, 1983). La sequía es un fenómeno recurrente en el África occidental semiárida, donde rara vez prevalecen las condiciones pluviométricas medias, y las precipitaciones se inclinan hacia la sequedad, es decir, unos pocos años de precipitaciones abundantes se compensan con un mayor número de años de precipitaciones inferiores a la media. Desde finales de la década de 1960 hasta la de 1980, la zona del Sahel experimentó sequías de una extensión espacial y una duración sin precedentes (Hulme, 2001). Estas sequías se produjeron tras un periodo de lluvias más favorables en los años 50 y principios de los 60, que había animado a los planificadores gubernamentales y a los agricultores a expandir la agricultura hacia el norte (Glantz, 1994). Las grandes sequías del Sahel forzaron el abandono de la agricultura en el margen árido, desencadenaron una crisis de hambruna que mató a miles de personas y a su ganado, y se les ha achacado la degradación medioambiental generalizada de la región.