Lagrimal hinchado y rojo

Conducto lagrimal suomeksi

Un conducto lagrimal obstruido significa que las lágrimas no pueden drenar correctamente, provocando ojos llorosos e irritados. Este artículo explica las causas de la obstrucción del conducto lagrimal, cómo se puede tratar y cómo prevenirla.

Las lágrimas se forman para mantener el ojo húmedo. Suelen drenar a través de una pequeña abertura, cerca de la nariz, en cada uno de los párpados superiores e inferiores. A continuación, viajan a través de un tubo estrecho llamado conducto lagrimal antes de drenar hacia la nariz. Por eso la nariz gotea cuando lloras.

A veces un conducto lagrimal puede infectarse. Los signos de una infección en los bebés incluyen una secreción más pegajosa de lo normal, una secreción verde, párpados rojos e hinchados y sensibilidad a la luz. También es posible que el bebé apriete los ojos con frecuencia.

Las pruebas podrían incluir el uso de un colorante para ver si las lágrimas drenan por el conducto lagrimal o se desbordan. A veces, el oftalmólogo puede recomendar una radiografía o utilizar una sonda fina para comprobar dónde está la obstrucción.

En los adultos, el tratamiento dependerá de la causa de la obstrucción de los conductos lagrimales. Si se necesita una intervención quirúrgica, ésta consistirá en sortear la obstrucción creando un nuevo conducto, o en implantar un conducto artificial para que las lágrimas puedan drenar correctamente.

Carúncula ocular hinchada

Hoja informativa sobre el conducto lagrimal obstruido (obstrucción del conducto nasolagrimal)El lagrimeo en los niños pequeños suele estar causado por un problema en el drenaje de las lágrimas del ojo. Las lágrimas normalmente drenan a través de pequeñas aberturas en las esquinas de los párpados y entran en la nariz a través de pequeños tubos (conductos nasolagrimales). Cuando el conducto nasolagrimal se bloquea u obstruye, puede causar:

La mayoría de los ojos llorosos mejoran antes de que el niño cumpla un año sin ningún tratamiento. La causa más común es una membrana que bloquea el conducto nasolagrimal. La membrana suele abrirse a medida que la cara del niño crece.

Debido a que las lágrimas se acumulan en el ojo, pueden producirse infecciones. Esto puede provocar una secreción amarilla/verde y, a veces, ojos rojos y con picor/irritación. Esto puede evitarse o tratarse lavando frecuentemente los párpados y la cara con una toallita limpia. El ojo puede bañarse y enjuagarse una o dos veces al día con una solución salina preparada con el siguiente método:

Dolor en el rabillo del ojo

Las lágrimas son producidas por un pequeño órgano situado encima del ojo, bajo el párpado superior. En el ángulo interno de cada párpado superior e inferior hay una abertura para un pequeño tubo (canal de drenaje).    Los canales de drenaje arrastran las lágrimas que han enjuagado la superficie frontal del ojo para que puedan entrar lágrimas nuevas.

Aunque las infecciones del conducto lagrimal pueden producirse a cualquier edad, son más frecuentes en los bebés, que suelen tener una obstrucción congénita (innata) del conducto nasolagrimal. Los bebés con este problema tienen un conducto de drenaje más estrecho que se ensancha con el tiempo a medida que crecen. La mayoría de los niños con este trastorno lo superan cuando cumplen un año.

Si los adultos padecen infecciones del conducto lagrimal, suele ser porque sus conductos lagrimales se han estrechado de forma anormal debido al crecimiento continuo del hueso circundante. Los conductos son más rígidos y tienen menos capacidad para expulsar los residuos que pueden causar obstrucciones.

Cuando se produce una infección del conducto lagrimal por primera vez, se denomina dacriocistitis aguda. Si una infección del conducto lagrimal no se trata rápidamente o si provoca síntomas menores que se acumulan durante un largo periodo, puede ser más difícil de curar. La infección se denomina entonces dacriocistitis crónica.

Palaute

Consejos para el cuidado del conducto lagrimal obstruidoY recuerde que debe ponerse en contacto con su médico si su hijo presenta alguno de los síntomas de «Llame a su médico».Descargo de responsabilidad: esta información sobre la salud tiene únicamente fines educativos. Usted, el lector, asume toda la responsabilidad por el uso que haga de ella.

Seattle Children’s cumple con las leyes federales y otras leyes de derechos civiles aplicables y no discrimina, excluye a las personas ni las trata de forma diferente por motivos de raza, color, religión (credo), sexo, identidad o expresión de género, orientación sexual, origen nacional (ascendencia), edad, discapacidad o cualquier otra condición protegida por las leyes federales, estatales o locales aplicables. La ayuda financiera para los servicios médicamente necesarios se basa en los ingresos de la familia y en los recursos del hospital y se proporciona a los niños menores de 21 años cuya residencia principal esté en Washington, Alaska, Montana o Idaho.