Examen suspenso

He suspendido el examen

Este artículo fue escrito por Klare Heston, LCSW. Klare Heston es una trabajadora social clínica independiente con sede en Cleveland, Ohio. Con experiencia en asesoramiento académico y supervisión clínica, Klare recibió su Master en Trabajo Social de la Virginia Commonwealth University en 1983. También tiene un certificado de postgrado de 2 años del Instituto Gestalt de Cleveland, así como una certificación en terapia familiar, supervisión, mediación y recuperación y tratamiento de traumas (EMDR).

Suspender un examen puede hacer que alguien se sienta realmente mal consigo mismo, por no hablar de la vergüenza. Pero hay muchas maneras de animar y ayudar a alguien que ha suspendido. Ayúdale a lidiar con sus sentimientos por el fracaso recordándole que todo el mundo suspende alguna vez y que ese fracaso no le define. También puedes ayudarles a pensar en cómo hacerlo mejor la próxima vez. Anímale a buscar un tutor, ayúdale a crear un nuevo espacio de estudio o comparte tus propias estrategias de estudio.

Este artículo ha sido redactado por Klare Heston, LCSW. Klare Heston es una trabajadora social clínica independiente licenciada con sede en Cleveland, Ohio. Con experiencia en asesoramiento académico y supervisión clínica, Klare recibió su Master en Trabajo Social de la Virginia Commonwealth University en 1983. También tiene un certificado de postgrado de 2 años del Instituto Gestalt de Cleveland, así como certificación en terapia familiar, supervisión, mediación y recuperación y tratamiento de traumas (EMDR). Este artículo ha sido visto 702.498 veces.

Creo que voy a suspender mi examen

En mi primer año de universidad, suspendí un examen de matemáticas y tuve que dejar la clase. Al principio, estaba disgustada con mi experiencia y temía tener que volver a dar la clase. Esta experiencia se convirtió en una lección de vida para mí. Aprendí a utilizar mi fracaso para alcanzar el éxito. Al año siguiente, me presenté al mismo examen y obtuve las mejores notas. En este vídeo, compartiré consejos sobre qué hacer cuando se fracasa en algo, como una clase de inglés o un examen. Te enseñaré formas de crecer a partir de la experiencia y transformarla de negativa a positiva. Incluso si no has suspendido nada, este vídeo puede ayudarte a mejorar.

¿Qué significa «procrastinar»? Jenny no duerme.Jenny evita estudiar y hace otra cosa en su lugar.Jenny hace un grupo de estudio.Jenny suspende sus exámenes.¿Qué es la «ansiedad ante los exámenes»? Una prueba científica para demostrar el grado de estrés que tienes.Un examen que te da miedo porque lo vas a hacer muy bien.El estrés que se produce cuando estás presentando.Estrés extremo, ansiedad y malestar durante y/o antes de hacer un examen. ¿Qué puede ayudarte a controlar el estrés antes de un examen? Elige la mejor respuesta.Ejercicios de respiración.Reconocer que has hecho, y estás haciendo, lo mejor posible.Estar preparado para el examen. Para que la preparación sea más llevadera, es conveniente: asumir las grandes tareas de frente, dividir las grandes tareas en pequeños pasos, decirse a sí mismo que no puede hacerlo, sentirse mal por el fracaso.

Cómo afrontar el fracaso de un examen

Suspender un examen puede parecer el fin del mundo, especialmente cuando sientes que todo depende de él. Vamos a darte algunas estrategias sencillas pero efectivas sobre cómo afrontar el fracaso de un examen para que puedas estar preparado para recuperarte y afrontar el siguiente reto con entereza. Entendemos lo difícil que puede ser enfrentarse al fracaso de un examen, así que tenemos algunos consejos para ti.

Suspender un examen no es necesariamente malo y, de hecho, puede ser útil en algunas situaciones. Todo depende del nivel en el que te encuentres (por ejemplo, la escuela primaria o la universidad). También depende del tipo de examen que sea y de lo que cuente.

Si suspendes un examen de prueba, esto puede jugar a tu favor. Te dará el impulso y la motivación necesarios para repasar el examen real. También te permite saber en qué te equivocaste para que puedas concentrarte en las áreas problemáticas.

Incluso suspender un examen de la universidad no suele ser suficiente para impedir que alguien alcance la carrera que desea. Quizás puedas volver a hacer el examen. También es importante tener en cuenta qué otras calificaciones se tienen en cuenta, como las presentaciones o los trabajos. Normalmente, un examen no significa el fracaso de toda una asignatura.

¿Es malo suspender un examen?

A todos nos ha pasado. Has estudiado mucho y te has esforzado al máximo, pero, por desgracia, los resultados no han sido los que esperabas. Si no has aprobado tu examen a pesar de haber trabajado duro y de haber seguido nuestros consejos para estar preparado para el examen, respira hondo y sigue esta guía para cuidarte porque, independientemente del resultado, tu salud mental debe ser siempre lo primero.

Es normal sentirse frustrado cuando las cosas no salen bien, pero recuerda que éste es sólo un examen de los muchos que tendrás en tu carrera educativa, y que no refleja quién eres ni lo que has aprendido. Prueba diferentes técnicas de mindfulness y ejercicios de meditación para calmarte cada vez que te sientas estresado por el resultado del examen. Recuerda que esto nos ha pasado a todos en algún momento, y no es el fin del mundo.

Evita pensar en todos los escenarios hipotéticos y no te castigues por lo que podría haber sido o por lo que podrías haber hecho mejor, porque eso sólo te hará sentirte miserable. En su lugar, revisa los errores que has cometido y desarrolla un plan para evitarlos en el futuro. Si no estás seguro de por qué has fallado, intenta hablar con tu profesor o con tu asistente técnico y pensad juntos en posibles soluciones.