Esofagitis eosinofílica foro

Esofagitis eosinofílica por vinagre de manzana

La Revista de Gastroenterología de México es la publicación oficial de la Asociación Mexicana de Gastroenterología. Sus páginas están abiertas a los miembros de la Asociación, así como a todos los miembros de la comunidad médica interesados en utilizar este foro para publicar sus artículos de acuerdo con las políticas editoriales de la revista. El objetivo principal de la revista es publicar trabajos originales en el amplio campo de la Gastroenterología, así como proporcionar información actualizada y relevante sobre la especialidad y áreas relacionadas. Los trabajos científicos incluyen las áreas de Gastroenterología Clínica, Endoscópica, Quirúrgica y Pediátrica, junto con las disciplinas relacionadas. La revista acepta para su publicación artículos originales, cartas científicas, artículos de revisión, guías clínicas, consensos, editoriales, cartas a los editores, comunicaciones breves e imágenes clínicas en Gastroenterología en español e inglés.

Historias de pacientes de la Eoe

La esofagitis eosinofílica (EoE) es una afección crónica alérgica/inmune reconocida del esófago. El esófago es el conducto que envía los alimentos desde la boca hasta el estómago. En la EoE, se encuentran grandes cantidades de glóbulos blancos llamados eosinófilos en el revestimiento interno del esófago. Los eosinófilos pueden liberar sustancias en los tejidos circundantes que causan inflamación. Normalmente no hay eosinófilos en el esófago. Una persona con EoE tendrá inflamación y un mayor número de eosinófilos en el esófago. La inflamación crónica de la EoE provoca síntomas.

Los síntomas de la EoE varían con la edad. Los bebés y los niños pequeños pueden negarse a comer o no crecer adecuadamente. Los niños en edad escolar suelen tener menos apetito, dolor abdominal recurrente y problemas para tragar o vomitar. Los adolescentes y los adultos pueden tener los mismos síntomas, pero a menudo tienen dificultades para tragar alimentos secos o densos y sólidos. La dificultad para tragar se produce porque el esófago está inflamado y, en casos graves, porque el esófago se estrecha hasta el punto de que los alimentos se atascan. Los alimentos firmemente atascados en el esófago se denominan «impactación de alimentos», lo que puede constituir una urgencia médica si los alimentos no bajan por el esófago hasta el estómago o no se vomitan con relativa rapidez.

La esofagitis eosinofílica causa fatiga

Cuando Cole, de 14 años, empezó a quejarse regularmente de que tenía dificultades para tragar durante las comidas, su madre intuyó que algo iba mal.  Los alimentos con los que nunca había tenido problemas, como el filete, se le atascaban de repente en la garganta y le provocaban arcadas.

Los síntomas de Lowell, de 15 años, aparecieron rápidamente a la edad de 10 años. Empezó a vomitar mucho, hasta que la frecuencia alcanzó rápidamente al menos una vez al día. «Echando la vista atrás, lo más probable es que el reflujo que le diagnosticaron a los 2 años estuviera relacionado», dice su madre.

Cole y Lowell son sólo dos de un número creciente de pacientes a los que se les ha diagnosticado una misteriosa enfermedad conocida como esofagitis eosinofílica, o EoE, una afección inflamatoria del esófago desencadenada por un tipo de glóbulos blancos (eosinófilos) que normalmente residen en cantidades minúsculas en la sangre y el intestino para combatir los parásitos. En los pacientes con EoE, estas células que contienen toxinas se encuentran inexplicablemente en niveles elevados en el esófago causando inflamación, a menudo en respuesta a uno o más de los 8 alérgenos alimentarios responsables del 90% de las alergias alimentarias en los Estados Unidos (cacahuetes, frutos secos, mariscos, pescado, huevo, soja, leche y trigo).

Esofagitis eosinofílica foro del momento

Antecedentes: La esofagitis eosinofílica (EoE) se describió por primera vez en la década de 1990, mostrando una incidencia y prevalencia crecientes desde entonces, siendo la principal causa de impactación alimentaria y la principal causa de disfagia. Probablemente, dentro de unos años, la EoE deje de considerarse una enfermedad rara.

No hay eosinófilos en la mucosa esofágica sana. En la década de 1980, algunos autores interpretaron su presencia en la mucosa esofágica como un marcador histológico de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) (1, 2). Attwood et al. (3) en EE.UU. (1993) y 1 año después Straumann et al. (4) en Suiza definieron la esofagitis eosinofílica (EoE) como una entidad con características clínicas e histológicas propias. Kelly et al. (5), en 1995, describieron una serie de 23 niños con ERGE refractaria al tratamiento médico y a la fundoplicación, que respondieron al tratamiento con dieta elemental. Como resultado, la EoE fue reconocida como una forma de alergia alimentaria. La primera guía de consenso de la EoE (6) se publicó en 2007 y se actualizó en 2011 (7). El Colegio Americano de Gastroenterología en 2013 y las Sociedades Europea y Americana de Gastroenterología Pediátrica (8) en 2014 publicaron sus guías para el manejo de la EoE. Por último, la guía europea sobre la EoE también ha editado algunas declaraciones y recomendaciones basadas en la evidencia para el diagnóstico y el tratamiento en niños y en adultos (9).