Cristina faus

23. fue despreciado. el mesías, g. f. handel. ad libitum

Foto de archivo – La mezzosoprano Cristina Faus actúa durante la ópera ‘María Moliner’, de Antoni Parera Fons, en el Teatro de la Zarzuela: Cristina Faus Dónde: Madrid, España Cuando: 10 Abr 2016 Crédito: Oscar González/WENN.com

Puedes utilizar esta imagen, hasta 30 días después de su descarga (Periodo de Evaluación), únicamente para tu revisión y evaluación interna (maquetas y comps) con el fin de determinar si cumple los requisitos necesarios para el uso previsto.Esta autorización no te permite hacer ningún uso en materiales o productos finales ni ponerla a disposición de terceros para su uso o distribución por ningún medio. Si al finalizar el Periodo de Evaluación no contrata una licencia de uso, deberá dejar de utilizar la imagen y destruir/borrar cualquier copia de la misma.

Cristina Faus. Pasacalle de las mantillas. Madrid 18.01.2018

Gracias al libreto de su hermano Modest, basado en una adaptación libre de un cuento de Pushkin, P. I. Tchaikovsky pudo responder en sólo 44 días a un encargo de los Teatros Imperiales Rusos y nació Pikovaya Dama.

Para el joven Herman, el paraíso consiste en ascender en la sociedad y en el juego. En consecuencia, sacrifica su amor por Lisa a su obsesión por encontrar una fórmula mágica para ganar a las cartas que está en posesión de una vieja condesa. Tras llevar a Lisa al suicidio, el propio Herman muere engañado por el fantasma de la condesa.

La tragedia de este complejo héroe romántico, perseguido por su pasión por el juego y conducido por el destino a la pérdida de su amante y al crimen y la muerte, se ve contrarrestada por elementos del mundo de los sueños y de lo sobrenatural.

La opulenta producción de Gilbert Deflo nos transporta a una época lejana y subraya el mordaz retrato que el propio compositor hace de la sociedad, pues bajo la amable apariencia de la Rusia de Catalina la Grande se esconde una generación perdida. La partitura de Tchaikovsky evoca la corte, las calles y las orillas del río de San Petersburgo a través de la recreación deliberada de las formas musicales del siglo XVIII y las alusiones a la música popular y religiosa, pero nunca sacrifica su característico y ferviente lirismo. La Reina de Espadas es, junto a Eugenio Onegin, su mayor contribución al mundo de la ópera.

Rossini – Ermione (1) – Pesaro 2008 (audio)

El Coro de la Fundación Príncipe de Asturias, acompañado por la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (OSPA) y bajo la dirección de Jonas Alber, interpretó por vigésimo sexto año el Mesías de Haendel, el jueves 22 de diciembre en la Catedral de Oviedo, a las 20 horas.

Bajo el título “Europa saluda la Navidad: El Mesías”, los solistas que participaron fueron María Espada (soprano), Cristina Faus (mezzosoprano), Agustín Prunell-Friend (tenor) y Alfredo García (barítono).

El Mesías, obra maestra de la música sinfónico-coral, se ha convertido en el oratorio más conocido de George Frideric Handel (1685-1759). Esta obra para soprano, contralto, tenor y bajo solistas, coro de cuatro voces y orquesta fue compuesta entre el 22 de agosto y el 14 de septiembre de 1741, con libreto de Charles Jennes siguiendo el texto bíblico. El primer concierto público de El Mesías se celebró el 10 de abril de 1742, cuatro días antes de su estreno en el William Neal Music Hall de Dublín. La obra está dividida en tres partes que forman el año litúrgico, a través de las diferentes etapas de la vida y muerte de Cristo.

La Ricordanza (Cristina Faus y José Antonio Domené)

“Un triunfo” (ABC), “apasionante” (Die Presse), una producción “de primer orden” (Corriere della sera) y de “increíble calidad” (La Vanguardia) – Con Zubin Mehta al frente de la orquesta del Palau de les Arts “Reina Sofía” de Valencia y tres soberbios solistas -Gregory Kunde, Maria Agresta y Carlos Álvarez- formando el trío protagonista, este Otello está prácticamente destinado a dejar su huella como una de las producciones más memorables de esta obra.

En una elegante y sencilla escenografía dominada por un gran disco que se puede subir y bajar para sugerir la cercanía o la distancia entre los protagonistas, el director Davide Livermore se centra en los conflictos internos que roen los corazones de Otello (Kunde), Desdemona (Agresta) y Iago (Álvarez). La dirección de Livermore se completa con un acertado y eficaz uso de las proyecciones en pantalla grande y un vestuario poco recargado.