Cistoscopia en mujeres duele

Resultados de la cistoscopia

La navegación del sitio utiliza los comandos de las teclas de flecha, enter, escape y barra espaciadora. Las flechas izquierda y derecha se mueven a través de los enlaces de nivel superior y amplían/cierran los menús de los subniveles. Las flechas hacia arriba y hacia abajo abren los menús del nivel principal y se desplazan por los enlaces de los subniveles. Enter y space abren los menús y escape los cierra también. El tabulador pasará a la siguiente parte del sitio en lugar de recorrer los elementos del menú.

Para diagnosticar la CI, su urólogo o uroginecólogo revisará su historial médico y sus síntomas. El médico le preguntará por su patrón y nivel de dolor, así como por los síntomas urinarios. Para ayudar a descartar otras afecciones, es posible que necesite algunas pruebas de laboratorio. A menudo se le pedirá que lleve un diario de los síntomas de la vejiga, la micción y la ingesta de líquidos. Las mujeres a las que se les diagnostica CI suelen experimentar dolor, ardor, presión y molestias en la vejiga durante más de seis semanas sin otra causa aparente. Algunas mujeres pasan años con síntomas antes del diagnóstico.

Para ayudar a determinar si tiene CI, su médico puede utilizar un visor iluminado con una cámara para observar el interior de la uretra y la vejiga. Este procedimiento se denomina cistoscopia. Cuando se realiza una cistoscopia en mujeres con CI, la vejiga puede aparecer inflamada e irritada. La cistoscopia en la consulta suele tolerarse fácilmente, pero puede resultar más incómoda para una paciente con CI.    Por este motivo, su cirujano podría querer realizar esta prueba bajo anestesia.  En la pared de la vejiga pueden observarse puntos de sangrado (glomerulaciones), especialmente después de la hidrodistensión.  Estos hallazgos NO son diagnósticos de la CI y pueden encontrarse en otras enfermedades.

¿Cuánto tiempo dura una cistoscopia?

La cistoscopia rígida se realiza con anestesia general (en la que usted está dormido) o con anestesia raquídea (que adormece la mitad inferior del cuerpo), por lo que no sentirá ningún dolor mientras se realiza.

Su médico o enfermera podrá comentarle los resultados de la cistoscopia poco después. Pero si se ha extraído una pequeña muestra de tejido para analizarla (biopsia), es posible que no reciba los resultados hasta pasadas dos o tres semanas.

Por lo general, tendrá que dejar de comer y beber durante unas horas antes de la cistoscopia rígida. También tendrá que pedir a alguien que le lleve a casa, ya que no podrá conducir durante 24 horas.

Su médico o enfermera podrá comentarle los resultados de la cistoscopia poco después. Pero si se ha extraído una pequeña muestra de tejido para analizarla (biopsia), es posible que no reciba los resultados hasta pasadas dos o tres semanas.

Cistoscopia femenina

La cistoscopia es un procedimiento que permite al profesional sanitario ver las vías urinarias, en particular la vejiga, la uretra y los orificios de los uréteres. La cistoscopia puede ayudar a detectar problemas en las vías urinarias. Esto puede incluir signos tempranos de cáncer, infección, estrechamiento, obstrucción o sangrado.

Para realizar este procedimiento, se introduce en la uretra un tubo largo, flexible y con luz, llamado cistoscopio, que se desplaza hasta la vejiga. En este punto, el médico puede observar de cerca el interior de la uretra y la vejiga. También puede lavar la vejiga y acceder a las estructuras con instrumentos especiales utilizados a través del cistoscopio.

Se puede aconsejar una cistoscopia si el médico cree que tiene un problema en las vías urinarias. Por ejemplo, un problema estructural puede provocar una obstrucción del flujo de orina o un reflujo de orina. Si no se trata, esto puede dar lugar a complicaciones.

Después de la intervención, es posible que le lleven a una sala de recuperación para que esté en observación si se ha utilizado sedación o anestesia. Su proceso de recuperación variará en función del tipo de sedación que se le haya administrado. Una vez que la presión arterial, el pulso y la respiración sean estables y usted esté alerta, se le llevará a su habitación del hospital o se le dará el alta a su casa. La cistoscopia se suele realizar de forma ambulatoria.

Dolor de espalda después de una cistoscopia

Esto es especialmente cierto en el caso de los pacientes masculinos, que experimentan más molestias durante el procedimiento que las mujeres debido a las diferencias anatómicas. Para abordar esta cuestión, una reciente revisión sistemática publicada en el Journal of Men’s Health examinó varias intervenciones no farmacológicas «prácticas, baratas e inocuas» para ayudar a aliviar el dolor asociado a la cistoscopia flexible en pacientes masculinos.

Tres estudios, en los que participaron 453 pacientes masculinos, demostraron que los que tenían niveles de irrigación más altos tenían puntuaciones de dolor significativamente más bajas. El método de «compresión de la bolsa» aumenta la presión del líquido, lo que podría dilatar la vía del cistoscopio para aumentar su visualización y movilidad.

Tres ensayos con 392 pacientes no mostraron diferencias significativas en los niveles de dolor entre los grupos que se sometieron al procedimiento en diferentes períodos de tiempo tras la administración de anestésicos locales.

Un estudio descubrió que permitir que el paciente sostenga la mano de una enfermera «dio lugar a una notable reducción del dolor», al tiempo que redujo la ansiedad asociada a la cistoscopia. Otro estudio sugiere que hacer que el paciente orine redujo el dolor que se siente durante la inserción del cistoscopio, a menudo la parte más dolorosa de la operación.