Cardiologia intervencionista

Certificación Eapci

La cardiología intervencionista es una rama de la cardiología que se ocupa específicamente del tratamiento con catéter de las enfermedades estructurales del corazón. Andreas Gruentzig es considerado el padre de la cardiología intervencionista tras el desarrollo de la angioplastia por el radiólogo intervencionista Charles Dotter[1].

Muchos procedimientos pueden realizarse en el corazón mediante cateterismo[2], lo que suele implicar la inserción de una vaina en la arteria femoral (pero, en la práctica, en cualquier arteria o vena periférica de gran tamaño) y la canulación del corazón bajo visualización de rayos X (lo más habitual es la fluoroscopia). También se puede utilizar la arteria radial para la canulación; este enfoque ofrece varias ventajas, como la accesibilidad de la arteria en la mayoría de los pacientes, el fácil control de la hemorragia incluso en pacientes anticoagulados, la mejora de la comodidad porque los pacientes son capaces de sentarse y caminar inmediatamente después del procedimiento, y la ausencia casi total de secuelas clínicamente significativas en pacientes con una prueba de Allen normal[3] Los inconvenientes de este enfoque incluyen el espasmo de la arteria y el dolor, la imposibilidad de utilizar catéteres más grandes necesarios en algunos procedimientos, y una mayor exposición a la radiación.

Cardiología intervencionista deutsch

La certificación en la EAPCI no es un certificado obligatorio o reglamentario de competencia o excelencia. Los derechos de los individuos para informar y firmar estudios clínicos en cada país siguen siendo definidos por las leyes y regulaciones nacionales.

IMPORTANTE: Los candidatos que hayan superado la parte A de la certificación EAPCI y hayan superado con éxito el programa ESC e-Learning in Interventional Cardiology de 24 meses recibirán automáticamente la parte B de la certificación EAPCI. De hecho, el módulo de «habilidades» del programa ESC e-Learning in Interventional Cardiology de 24 meses se reconoce como prueba de la experiencia práctica del candidato en el campo.

Deberá crear una cuenta en ProctorU®. A continuación, en la fecha de examen predefinida, podrá elegir la franja horaria en la que desea realizar el examen. Cuando termine, recibirá un correo electrónico de confirmación.

*Estas tarifas sólo están disponibles para los candidatos que hayan completado con éxito el programa de e-Learning en Cardiología Intervencionista de la ESC (ya cerrado) y quieran conseguir la parte A del programa de certificación de la EAPCI. Tenga en cuenta que se comprobará la elegibilidad del candidato. La inscripción se cancelará automáticamente y se reembolsará a los candidatos que no cumplan los requisitos.

Factor de impacto de la cardiología intervencionista

La cardiología intervencionista es una opción no quirúrgica que utiliza un pequeño tubo flexible llamado catéter para reparar vasos dañados o debilitados, arterias estrechas u otras partes afectadas de la estructura del corazón. Un cardiólogo intervencionista es un cardiólogo con uno o dos años de formación adicional en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades cardiovasculares, así como de afecciones congénitas (presentes al nacer) y estructurales del corazón, mediante procedimientos basados en catéteres, como la angioplastia y la colocación de stents.

Cuando los pacientes necesitan más de un procedimiento, un especialista híbrido puede realizar tanto los procedimientos intervencionistas como la cirugía tradicional en una misma sala, denominada suite híbrida. Las salas híbridas también permiten que varios especialistas trabajen juntos al mismo tiempo.

Beca de cardiología intervencionista

La cardiología intervencionista es la subespecialidad de la cardiología que utiliza técnicas especializadas basadas en catéteres para diagnosticar y tratar enfermedades de las arterias coronarias, enfermedades vasculares, enfermedades estructurales del corazón y defectos congénitos del corazón.

Los cardiólogos intervencionistas utilizan diversas herramientas de diagnóstico y técnicas de imagen para medir las funciones cardiovasculares, como la presión arterial y el flujo sanguíneo en las principales arterias de todo el cuerpo y dentro de las diferentes cámaras del corazón. Los cardiólogos intervencionistas no realizan cirugías cardíacas «abiertas» tradicionales.