Alopecia adolescentes mujeres

Alopecia androgénica del adolescente

La pérdida de cabello en los niños abarca un espectro de afecciones congénitas y adquiridas, originadas por el tallo piloso, el folículo o causas infecciosas. Una anomalía capilar congénita puede ser un hallazgo aislado en un niño por lo demás sano o una característica que sugiere un síndrome multisistémico. Tanto la alopecia congénita como la adquirida pueden ser irreversibles, ya que son el resultado de la destrucción de los folículos pilosos y su sustitución por tejido cicatricial fibroso. Los procesos patológicos que conducen a la pérdida de folículos se conocen como alopecia cicatricial, mientras que los folículos se conservan generalmente en la alopecia no cicatricial (1).

Un conocimiento básico de la biología del cabello permite considerar la pérdida de cabello normal frente a la anormal en los pacientes pediátricos. El cabello está formado por el tallo proteico y la raíz, anclados en el folículo, una involución de la epidermis. Los folículos pilosos contienen células que se dividen rápidamente, pero las únicas partes visibles son los ostia foliculares, a través de los cuales emergen las fibras pilosas. Los seres humanos nacen con una población de aproximadamente cinco millones de folículos preformados. Los folículos pueden producir pelos lanugos, vellosos o terminales. Los recién nacidos están cubiertos de pelo lanugo blando, que es sustituido por pelo velloso y fino al cabo de 3-4 meses. En la pubertad, los andrógenos transforman la mayor parte del pelo velloso en un pelo terminal más grueso y pigmentado. Los pelos terminales experimentan un crecimiento cíclico con hasta un 90% de los folículos en crecimiento activo (fase anágena); un 1-3% en una breve transición involutiva (fase catágena); y un 5-10% en estado latente (fase telógena). El cabello se desprende después de 2-3 meses en la fase telógena, tras lo cual comienza de nuevo la anágena, y el ciclo se repite. La pérdida diaria de 50-150 cabellos telógenos es normal, pero el número de cabellos desprendidos es aproximadamente igual al número de folículos que entran en anágeno (2, 3).

Tratamiento de la caída del cabello

Aunque la alopecia puede producirse en cualquier parte del cuerpo, es más angustiosa cuando afecta al cuero cabelludo. La pérdida de cabello puede ir desde un pequeño parche desnudo que se enmascara fácilmente con el peinado hasta un patrón más difuso y evidente. Se ha comprobado que la alopecia en las mujeres tiene efectos significativamente nocivos sobre la autoestima, el bienestar psicológico y la imagen corporal.1,2

Todo folículo piloso pasa continuamente por tres fases: anágena (crecimiento), catágena (involución, o una breve transición entre el crecimiento y el reposo) y telógena (reposo).3 Los trastornos de la alopecia pueden dividirse en aquellos en los que el folículo piloso es normal pero el ciclo de crecimiento del cabello es anormal (por ejemplo, el efluvio telógeno) y aquellos en los que el folículo piloso está dañado (por ejemplo, la alopecia cicatricial).

Una historia clínica cuidadosa suele sugerir la causa subyacente de la alopecia. Entre los factores cruciales se encuentran la duración y el patrón de la caída del cabello, si el pelo se rompe o se desprende de raíz, y si la caída o el adelgazamiento han aumentado. La dieta del paciente, los medicamentos, las enfermedades presentes y pasadas y los antecedentes familiares de alopecia son otros factores importantes.

Pérdida de cabello en varones adolescentes

La caída del cabello, o alopecia, puede producirse como un trastorno primario de la piel o a causa de un problema de salud subyacente. Puede ser molesta para los pacientes, especialmente para los adolescentes que están experimentando transiciones físicas, emocionales y psicológicas. Entender el impacto de la alopecia es importante para los profesionales que atienden a los adolescentes.

Las formas más comunes de alopecia en la adolescencia son el efluvio telógeno, la alopecia androgenética y la alopecia areata. El efluvio telógeno puede presentarse de forma repentina o insidiosa como consecuencia de diversos factores desencadenantes. La alopecia androgenética puede comenzar en la adolescencia, y el minoxidil tópico es eficaz para retrasar la caída del cabello. Puede ser un signo de exceso de andrógenos subyacente, en particular el síndrome de ovario poliquístico en las mujeres. La alopecia areata es menos común, pero puede ser angustiosa, especialmente si la pérdida de cabello es extensa. Dado que los tratamientos para la alopecia no son curativos, ayudar a los pacientes afectados a sobrellevarla ofreciéndoles apoyo y técnicas no farmacológicas para ayudar a que se parezcan más a sus compañeros debería formar parte de los cuidados.

Pérdida de cabello después de la cirugía de latigazo

Para diagnosticar la causa de la alopecia, el médico de su hijo examinará su cuero cabelludo en busca de síntomas visibles. La tiña de la cabeza suele diagnosticarse mediante un examen microscópico. La alopecia areata se diagnostica mediante una exploración física y la historia clínica. La tricotilomanía suele diagnosticarse descartando otras afecciones, mediante una exploración física y una conversación sobre factores de estrés recientes.    En el caso del efluvio telógeno se puede utilizar un tricograma y una prueba de tirón del pelo, y el médico de su hijo hará un seguimiento para asegurarse de que el crecimiento del pelo vuelve a producirse después del acontecimiento estresante. Las deficiencias nutricionales y el hipotiroidismo, si se sospecha, pueden diagnosticarse mediante análisis de sangre.

Las causas más comunes no son médicas (tirar del pelo con demasiada fuerza, cepillarse con brusquedad, pérdida de pelo en el recién nacido) o están provocadas por la tinea capitis (una infección por hongos), la alopecia areata (el sistema inmunitario ataca los folículos pilosos), la tricotilomanía (tirarse del pelo o arrancarlo, a menudo provocada por la ansiedad) o el efluvio telógeno (causado por una enfermedad grave u otro acontecimiento estresante).

Existen varios tratamientos para la alopecia, dependiendo del tipo de enfermedad que se le haya diagnosticado a su hijo. Si el médico de su hijo diagnostica tiña de la cabeza, le recetará un medicamento antimicótico oral y un champú antimicótico. Su hijo no debe compartir sombreros, fundas de almohada u otros objetos que toquen la cabeza, porque esta infección es contagiosa.